Ballena gris, la reina de los mares

Ballena gris

En algunas regiones de México cercanas a la costa, una protagonista marina reúne cada año a grandes multitudes que se acercan para conocerla. Se trata de la ballena gris, un cetáceo de tamaño mediano que actualmente solo puede ser hallado en el norte del océano Pacífico.

Durante su migración viaja largas distancias, desde las bahías en el norte de México hasta el norte del mar de Bering. Llega a México para dar a luz a su cría, en el invierno, y puede vérsela entre fines de diciembre y finales de marzo.

Normalmente, el mejor lugar para ir a conocerla es la península de Baja California, así como en Puerto Vallarta y en la Riviera de Nayarit. Presenciar la llegada de estas ballenas y su permanencia en las aguas de la costa mexicana es un espectáculo único, ya que en esos meses es cuando los ballenatos recién nacidos aprenden a nadar y trasladarse junto a los miembros más adultos de su especie.

Ensenada es uno de los sitios en los que se puede estar más cerca de las ballenas grises, porque el avistamiento se realiza a bordo de barcos que permiten disfrutar al máximo de estos magníficos animales. Y, por supuesto, llegarán a saludar también leones marinos, delfines, rayas y aves marinas.

Otros sitios en donde puede realizarse esta excursión son Guerrero Negro y Laguna San Ignacio, ambos al sur de Ensenada. Allí, las embarcaciones son más pequeñas, en pos del medio ambiente.

Finalmente, el Parque Nacional de Cabo Pulmo, al noreste de San José del Cabo, también ofrece servicios de avistamiento para conocer de cerca a estas hermosas y majestuosas ballenas.

Cerca de la Bahía de Banderas también es posible embarcarse rumbo a los cetáceos y presenciar uno de los momentos más mágicos de su ciclo de vida, como es el nacimiento de los nuevos miembros de la especie.

Quienes estén interesados, deben saber antes de embarcarse que hay propuestas dirigidas a quienes deseen fotografiar a las ballenas y otros para quienes prefieran acercarse más y llegar a tocarlas incluso. También hay excursiones destinadas a quienes quieran conocer a fondo el ciclo reproductivo de los cetáceos, que son dirigidos por especialistas.

En cualquier caso, es importante saber que el rumbo que toman las ballenas no es predecible, por lo cual la navegación puede durar más de lo estimado y dirigirse a lugares que no estaban planeados.

Foto vía: DiarioAnimales

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top