Viaje a Acapulco, guía de turismo

Acapulco

Seguro que desde siempre habéis oído la ciudad de Acapulco como uno de los principales destinos turísticos de México. Conocida como la Perla del Pacífico, su nombre completo es Acapulco de Juárez, y está situada en el estado de Guerrero, en la costa suroeste del país, a unos 380 kilómetros al sur de México Distrito Federal.

Para situarnos ya en lo que es Acapulco, la ciudad hay que dividirla en tres zonas turísticas: el Acapulco Tradicional, el Acapulco Dorado y el Acapulco Diamante. Desde mediados del siglo XX el turismo es el auténtico boom de toda la ciudad. La mayoría de sus enormes edificios albergan grandes hoteles (dicen que fue la primera ciudad mexicana, junto con la capital, en contar con rascacielos).

Playas, parques, paisajes y un magnífico patrimonio histórico-artístico son los principales puntos de interés de esta ciudad. No hay que quedarse exclusivamente en el turismo de playas, ya que Acapulco es mucho más. ¿Sabíais que su historia se remonta a las primeras décadas del siglo XVI con la llegada de los primeros españoles?.

VISITAS

– Fuerte de San Diego

Dicen que se trata de la fortaleza marítima más relevante de todo el Pacífico. A fuerza que, cuando la divisas, así lo parece. Construido a principios del siglo XVII para defender la costa de los ataques piratas, su aspecto actual data de finales del XVIII. Hoy alberga en su interior el Museo Histórico de Acapulco. Creo que la Bahía de Acapulco no sería la misma sin la hermosa fisonomía de esta fortaleza.

– Fortín Álvarez

Si seguimos hablando de fuertes en este lugar del globo terráqueo, tenemos que dirigirnos al Cerro de la Mira, para visitar el Fortín Álvarez, construido en el siglo XVII. Su principal intervención fue la defensa de Acapulco en 1863 ante los franceses que pretendían tomar la ciudad. No es ni mucho menos como el Fuerte de San Diego, pero sí que tiene unas vistas maravillosas de la Bahía de Santa Lucía y el puerto.

– Catedral de Acapulco

Situada cerca del puerto, no es una iglesia que destaque especialmente por su grandeza, sino más bien por su sencillez y sus colores llamativos, mezclando el azul con el blanco en tonos muy alegres. Construida a comienzos del siglo XX, lleva el nombre de Catedral de Nuestra Señora de la Soledad. Muy hermoso el interior, con sus azulejos y mosaicos dorados.

– Plaza Álvarez

Esta plaza es el corazón de la ciudad. Situada frente al puerto y la catedral, es conocida por los lugareños como el Zócalo de Acapulco. Lleva el nombre de Juan Álvarez Hurtado, presidente de México en 1855. En el centro se sitúa una fuente, aunque su elemento más llamativo es el Kiosko. Sin duda que es la zona más animada del centro de Acapulco.

– Parque Papagayo

Su nombre oficial es Parque Ignacio Manuel Altamirano, pero todo el mundo lo conoce en Acapulco como Parque Papagayo. Situado en el puerto, es el auténtico pulmón verde de la ciudad. Cuenta con tres lagos artificiales, especies exóticas, extensas áreas verdes, parques infantiles, pista de patinaje y hasta una biblioteca. El mejor lugar para pasear y descansar en Acapulco.

– Mágico Mundo Marino

Se trata del Acuario de Acapulco que, además de la presencia de numerosas especies marinas, cuenta con pájaros exóticos y tropicales, un museo marino, tiendas de souvenirs, espectáculos marinos y de buceo y un restaurante con unas vistas impresionantes de las playas Caleta y Caletilla y la Isla Roqueta.

Acapulco

– La Quebrada

La Quebrada es un acantilado de 45 metros situado en el puerto de Acapulco. Si alguna vez habéis visto en televisión lanzarse a la gente al mar desde los acantilados, esta es la zona para verlos, haciendo lo que se conoce como los clavados. Incluso en la pared del acantilado hay un acantilado con un mirador para poder ver a los clavadistas. Los saltos tienen lugar a diferentes horas del día.

– Playas en Acapulco

Las dos playas más conocidas de Acapulco son las de Caleta y Caletilla, en la zona de Acapulco Tradicional. Otras playas muy concurridas son las de la Langosta, situada muy cerca de la Quebrada, la de Manzanillo, Tlacopanocha, Playa de Hornos, la Condesa, en el Acapulco Dorado, la de Icacos, tal vez de las más conocidas, o la de Pie de la Cuesta, esta ya situada a unos diez kilómetros de Acapulco.

EXCURSIONES

Apenas dos horas al norte de Acapulco se halla Ixtapa Zihuatanejo, otro destino costero para nada tan conocido como la Perla del Pacífico, pero con unas playas turquesas y un paisaje fascinante. A unos 250 kilómetros al norte de Acapulco se halla Taxco, una de las ciudades más hermosas del estado de Guerrero. A menos de treinta minutos de Taxco se halla Ixcateopán, con las mejores ruinas arqueológicas de todo el estado.

CLIMA

El clima de Acapulco es tropical, y se mantiene constante durante todo el año. Las temperaturas máximas apenas varían durante el año entre los 27 y los 33 grados, mientras que las mínimas oscilan entre los 20 y los 26. Eso sí, la humedad hace que la sensación térmica sea mayor. Las lluvias suelen aparecer especialmente en verano, y por las tardes o las noches.

COMPRAS

Aquí encontraréis varios centros comerciales, entre los que destacan el Gran Plaza y el Centro Comercial Plaza Bahía. Para compras más tradicionales lo mejor es acercarse al puerto y sus mercadillos de artesanía. Se puede comprar plata de Taxco, lacas de Olinalá, joyeros, muñecos y miniaturas hechos con hojas de maíz de Chilapa, cerámica de Xalitla y productos textiles indígenas.

GASTRONOMÍA

Hay algunos platos que se consideran imprescindibles a probar en Acapulco. Algunos de ellos son el ceviche, el pozole, los pulpos en su tinta, la morisqueta o arroz blanco, los camarones al mojo de ajo, la sopa de mariscos y pescado, el relleno de lechón o la barbacoa de chivo. Para la repostería se quedan los dulces de coco y las pulpas de tamarindo. Para acompañar la comida tenemos el coco loco, el chilate, la petaquilla y los vinos.

VIDA NOCTURNA

Uno de los principales atractivos de Acapulco es su ambiente nocturno. Hay discotecas, bares, restaurantes, pubs, casinos… La carretera principal Escénica es el rincón de las discotecas y bares nocturnos, donde el tequila no deja de correr. Lo mejor primero es ir de bares y más tarde bailar hasta bien entrada la madrugada, aunque hay bares y boliches en los que se puede bailar. Os recomendamos que os informéis bien en vuestro hotel sobre algunos lugares, ya que es muy común que haya bares, pubs y discotecas que cierren por temporadas.

TRANSPORTES

Muy recomendable podría ser alquilar un coche, para así movernos por las diferentes playas y zonas de la ciudad. Los turistas también se suelen mover en taxi, que dispone de tarifas fijas para los destinos, los taxis colectivos para que salga más barato el viaje, o en autobús urbano. Los autobuses suelen ir siempre muy llenos. Se dividen en dos colores: los amarillos no llevan aire acondicionado y son más baratos, y los de tono pastel sí llevan aire y son más caros.

CÓMO LLEGAR

La mejor forma es a través del Aeropuerto Internacional de Acapulco, situado a 26 kilómetros del centro por la carretera Escénica. Aquí podéis alquilar un coche o bien ir en taxi al precio de 17 dólares. En avión desde el Aeropuerto de México se tarda solo 35 minutos en llegar a Acapulco. Si venís en coche se tardan unas tres horas y media desde México D.F, aunque los peajes de las autopistas suelen ser bastante caros. También se puede llegar desde México D.F en autobús.

ALOJAMIENTO

Si necesitáis alojamiento, en el siguiente enlace podréis encontrarlo y reservarlo: hoteles en Acapulco

También podéis seguir el siguiente enlace: Acapulco.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top