Parras de la fuente, pueblo mágico del siglo XVI

Parras de la fuente

México tiene una larga nómina de pueblos denominados “pueblos mágicos” y entre ellos podemos mencionar a Parras de la Fuente, una pequeña localidad fundada en 1598 por el padre jesuita Juan Agustín de Espinosa.

Además de su belleza de poblado tranquilo, este paraje tiene un desarrollo industrial importante, especialmente en el rubro vitivinícola con una de las empresas más antiguas del continente americano.

Anteriormente conocida como Villa de Santa María de Las Parras, la ciudad fue incorporada al programa de Pueblos Mágicos recién en 2004 siendo la primera del norte de la República de México en ser sumada. Dentro de esta región, le siguió Alamos, en Sonora. Sobre su nombre, decir que Parras de la Fuente es una denominación en homenaje al abogado Juan Antonio de la Fuente, que fue un gran defensor de la soberanía de su país.

Además de la producción vitivinícola, hay también un importante desarrollo agrícola en lo que tiene que ver con las aguardientes y los licores. Pero otro sector que se destaca son los textiles, con una serie de productos que están muy bien considerados en todo el mundo.

En relación a los atractivos turísticos, Parras de la Fuente tiene un Museo Paleontológico con el primer dinosaurio hallado en México, pero también hay algunas edificaciones vinculadas con lo religioso como por ejemplo el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, templo que está en pie desde el Siglo XVI, como así también la Iglesia de San Ignacio de Loyola, que en la actualidad es un museo que exhibe obras pictóricas del Siglo XVII.

Otros lugares atractivos son la Casa de la Cultura, donde se muestran pertenencias, pinturas y demás documentaciones de Francisco I. Madero, o la Casa del Abuelo, que es el hogar donde vivió este precursor y mártir de la Revolución. También de gran belleza es la Plaza del reloj, donde los mártires de la Revolución son homenajeados con una torre que integra un reloj.

Los visitantes pueden darse una vuelta por el centro histórico de la ciudad si andan buscando un lugar donde comprar artesanías, con puestos especialmente montados donde se venden objetos que tienen vinculación con las actividades típicas de la región. También agregar que en cuanto a festividades, esta ciudad celebra en los primeros días de noviembre el Festival del Dulce y de la Nuez, que es una de las más importantes de la comunidad.

Foto vía: Flickr

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top