Visita a Huasca de Ocampo, Pueblo Mágico

Ex Hacienda de San Miguel Regla

El pueblo de Huasca de Ocampo es un destino ubicado en el estado de Hidalgo. Se encuentra enmarcado en el escenario natural conformado por la Sierra de Pachuca, en el extremo noreste, junto al valle de Tulancingo.

Su nombre proviene de la voz náhuatl Huascazaloyan, cuyo significado es “lugar de pájaros, agua, vegetación y alegría”. Es cierto que con un nombre tan promisorio, es difícil negarse a visitar el pueblo de Huasca de Ocampo, pero no es solo su nombre lo que hace de él un destino soñado. Muchos son los atractivos que este lugar tiene para ofrecer a sus visitantes.

No hay registros históricos precoloniales de este pueblo, y lo primero que sabemos de él es que fue fundado entre mediados y fines del siglo XVIII. Surgió a partir de la construcción de varias haciendas durante el apogeo de las minas de plata en la región.

Sin embargo, ya a principios del siglo XIX el pueblo cayó en el abandono, tras la muerte de su principal mentor, el primer Conde de Regla Pedro Romero de Terreros. Este personaje fue pionero de la construcción de haciendas para la extracción de plata, y se había convertido así en un potentado minero. Hacia fines del siglo, una ley electoral reconoció al territorio como municipio, dando un nuevo impulso al pueblo.

En 2001, fue declarado Pueblo Mágico de México, ya que a través de los tiempos, a pesar de las altas y bajas en su administración gubernamental, los habitantes de Huasca de Ocampo conservaron celosamente sus tradiciones y su patrimonio cultural. Su arquitectura fue mantenida en buen estado, y sus calles permanecieron idénticas a como se las concibió en tiempos de su fundación.

Es por eso que Huasca de Ocampo cuenta con numerosos sitios de interés histórico para visitar. Uno de ellos es la Ex Hacienda de San Miguel Regla, del siglo XVIII, una de las construcciones originadas a partir de las minas de metal. Allí habitaba Pedro Romero de Terreros.

Actualmente funciona como un hotel, albergado en el casco de la estancia, y todavía se conservan los hornos de los que se extraía la plata y los arcos en torno de los amplios patios. Cuenta también con servicios modernos, que lo convierten en un hotel de categoría, y en las inmediaciones hay un lago y bellísimos paisajes para recorrer a pie.

Otras antiguas haciendas de extracción de metales son la Hacienda de Santa María Regla, la Hacienda San Antonio Regla y la Hacienda San Juan Hueyapan. Todas ellas se caracterizan por su bellísima arquitectura del siglo XVIII, orientada a la obtención de metales, y cuentan con tabernas, caballerizas, establos y otras instalaciones tradicionales.

Una visita obligada es el paseo por los Prismas Basálticos, altísimas columnas situadas a los pies de una barranca. Las columnas son bañadas por las cuatro cascadas de 40 metros formadas por la presa de San Antonio, en las proximidades de la Hacienda Santa María Regla. Esta excursión, 5 kilómetros al noreste de Huasca de Ocampo, ofrece una postal única.

Foto vía: México Desconocido

Tags: , , , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top