Gastronomía y arte popular en Tabasco

comida-oaxaca

Gastronomía en Tabasco

El rico mundo de la gastronomía Tabasquena ha adquirido fama internacional debido a sus sofisticados platillos, compuestos por curiosos ingredientes y condimentos que les proporcionan un lugar especial en el universo de sabores de la República Mexicana.

Como entrada a este peculiar panorama de manjares, podemos mencionar al pejelagarto, extraño ejemplar con cuerpo de pez y hocico de lagarto y una multitud de pequeños dientes. El pejelagarto se come asado, aunque hay otras formas de cocinarlo, como en chirmol, que es una especie de mole preparado con masa, semillas de calabaza y espazote, en el que se pone el pescado en trozos.

Otro platillo que pareciera proceder de los tiempos prehispánicos es la torta de iguana, aunque es evidente que quienes poblaron estas tierras hace algunos cientos de años aprovecharon absolutamente todo lo que la naturaleza les daba, e igual inventaron el pan de plátano y la tortilla de coco, o el dulce de papaya con zapote, el pozol y por supuesto el chocolate.

En Tabasco se encuentra un insólito mundo de sabores, aunque siempre hay la oportunidad de comer cosas sencillas, como los ostiones preparados a las brasas, un pato de chirmól, un sixgua que es una especie de pastel de elote, o desde luego las sensacionales piguas de río que no le piden nada a los langostinos de mar.

Por otra parte, el estado de Tabasco ofrece un sinfín de artesanías típicas que son muy bellas muestras del arte popular de esta parte de México. Los pueblos de Tabasco ofrecen todos diferentes tipos de artesanías de muy buena calidad y a muy buen precio, evitando los centros turísticos muy frecuentados.

En Balancan encontrarán objetos elaborados con piel de bovino, cuadros de madera con figuras o nombres labrados, tejidos de paja y mimbre así como artículos de piel de pescado. En el pueblo llamado Huimanguillo se trabaja la madera, principalmente muebles y figuras ornamentales. También se talla la piedra llamada serpentina y el hueso.

En Jalpa de Mendez, pueblo muy conocido por los conocedores de esta región del Golfo de México, proceden las famosas jícaras labradas; su aceptación es tan grande que se fabrican muchos otros objetos ornamentales con este tipo de decoración hecha sobre las frutas del jícaro y el güiro.

La capital estatal VIllahermosa ofrece también objetos ornamentales tallados en madera, alfarería, bordados, objetos de palma, figurillas de piedra y talabartería. También son muy famosos los pueblos de Tacotalpa, por sus muebles y ornamentales de fibra de vegetal, Comalcalco por su fabricación de cerámica o Centla conocida por sus objetos utilitarios como bolsas, zapatos y carteras elaborados con piel de bovino y de tiburón.

Foto Via: Grand Journal

Tags:

Imprimir


1 comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top