El Cuajilote, en Poza Rica

El Cuajilote

Este lugar ofrece al visitante un espacio que, según los especialistas, data del año 200 d.C y se encontró ocupado de modo constante hasta el año 800 d.C. El cuajilote consiste en un sitio único en Poza Rica, sorprendente para cualquier turista que desee vivir la experiencia de recorrerlo. Su le adjuntó el nombre de “Cuajilote” debido a un árbol conocido como Chote que, a pesar de haber abundando en la región totonaca tiempos atrás, actualmente su presencia es escasa.

Con una extensión un poco mayor de 30 mil metros cuadrados, posee distintas zonas para admirar. La plaza principal, resulta ser el área de mayor importancia, ubicándose de este modo otros 10 edificios relevantes a sus laterales.

También, plazas de menor tamaño cuentan con antiguas construcciones con el objetivo de cumplir funciones de adoratorios, especialmente para rendir culto a la tierra y a la fertilidad, como indican diferentes estudios.

El llamado Juego de Pelota cierra la plaza central en su costado norte y, en sus muros, son perfectamente conservados restos del recubrimiento de estuco que lo decoraba. Es aquí también, donde se ha hallado una escultura que probablemente representaría a Tezcatlipoca, ya que posee la forma de un felino con una espiga y diferentes ofrendas de vasijas.

Además, también han sido encontradas en El Cuajilote diferentes figuras fálicas del tipo San José de Acateno con el fin de simbolizar un personaje de nombre dual y que, al igual que muchos áreas y objetos de la zona, implican el culto a la fertilidad y al renacimiento como expresión del constante ciclo de renovación de la vida.

El adoratorio de mayor importancia es el llamado “Tlaltecuhtli”, representado el mismo por un gran sapo esculpido en una única pieza rodeado a los costados por un probable Chalchihuitlxóchitl o “flor divina”. Ha sido excavado, frente a éste, un temazcal de gran tamaño para la realización de baños de purificación.

Además, a algunos metros de esta área, se pueden admirar los “Teos” o geoglifos, marcadores astronómicos que sobresalen un metro del nivel estándar de la tierra. Estos se encuentran compuestos por piedra volcánica y conforman un relieve verdaderamente atractivo con figuras y espirales que, en su momento, funcionaban como indicadores para los peregrinos.

El Templo de los Manantiales, ubicado en la parte alta de El Cuajilote, presenta restos de dos recintos. En la esquina de éste, es posible apreciar un manantial que, además de que pareciese haber sido acondicionado, se sospecha que era aprovechado para las ceremonias de distintos cultos.

Foto Vía: Portal Veracruz

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top