La Catedral de Veracruz

Catedral de Veracruz

La ciudad de Veracruz alberga actualmente muchas de las edificaciones más admiradas de todo México, incluyendo la consagrada Catedral de Veracruz, considerada como tal desde el año 1963. Remontándonos a tiempos pasados, vemos que existía otro edificio en lugar de dicha catedral, una parroquia de muy modestas proposiciones.

Por supuesto está construida a comienzos del siglo XVII, logró concluirse tiempo antes de comenzar la consagración del edificio actual, siendo de hecho ya en 1731 terminada la utilización de esta parroquia. Cabe destacar además que algunas reformas fueron realizadas a inicios del siglo XIX, contando hoy por hoy con tan solo una torre en su lateral derecho.

El edificio en sí, se ha convertido desde los últimos años en una de las atracciones arquitectónicas más importantes de la ciudad de Veracruz. Desde sus diferentes accesos, su peculiar estilo neoclásico, hasta su espléndido y especial interior, han transformado a una de las más clásicas construcciones, en uno de los edificios más encantadores de toda la región, sin mencionar que hoy por hoy se ha convertido en uno de los puntos arquitectónicos con mayor carisma turístico para quienes eligen Veracruz para disfrutar de sus vacaciones.

Se trata por otro lado de una construcción basilical con ya cinco nuevas naves, siendo además la central mayor que las laterales. El edificio dispone también de una forma octagonal, sin mencionar que cuenta con pequeñas linternillas y azulejos poblanos que recubren la cúpula otorgando una perfecta apariencia neoclásica, sin duda uno de los detalles más atrayentes y encantadores de la edificación.

Volviendo a la portada principal, simplemente basta con destacar sus sencillas líneas, sus dos cuerpos y remate, sin mencionar su importante arco de acceso de medio punto, el cual se encuentra custodiado por dos grandes columnas pares, ambas a los lados de dos otras columnas en las esquinas. Por si fuera poco, estas también disponen de un orden dórico, y logran conformar dos entrecalles.

Por último, en su parte central logra destacarse su segundo cuerpo, en el cual se encuentra la ventana del coro y sobre todo un importante medallón. Cabe destacar también que se repite el mismo juego de columnas del primer cuerpo. Para terminar, básicamente su interior ofrece a turistas en busca de los más históricos y clásicos conocimientos veracrucianos, una gran cantidad de destacados candelabros de Bacarat, y un importante altar mayor, sin duda todo un tesoro para quien disponga conocimientos de dicho arte.

Foto Vía: Discuss

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top