Visita a Piaxtla, en Durango

Quebrada de Piaxtla

Los saltos del río Piaxtla son un destino natural en la sierra madre occidental que ningún viajero que pise Durango debería perderse. Y no es por obligación, sino porque se trata de un sitio mágico que enamora a cada uno de sus visitantes con su encanto y su belleza.

La aventura y la naturaleza son protagonistas en el viaje por esta región, que permite recorrerla a pie y practicar senderismo en condiciones óptimas. Allí, el paisaje recuerda los años en que tribus indígenas habitaban las tierras. Sus costumbres caníbales horrorizaron a los conquistadores españoles y fueron conocidos como feroces criaturas que defendieron su territorio con tenacidad.

La gran quebrada del río Piaxtla tiene paredes de difícil acceso, lo cual nos hace imaginar lo complicado que debe haber sido para estas tribus de acaxees, xiximes y humes ingeniárselas para habitar en las cuevas de este lugar.

Para acceder a la quebrada, la única opción es hacerlo a pie. Al llegar a la cumbre de esta quebrada, se obtienen unas vistas tan impactantes que dan sentido a todo el esfuerzo realizado para llegar hasta allí.

El río Piaxtla es también famoso por sus altos saltos de agua, unas cascadas verdaderamente bellas y de gran altura. La más alta de todas es de hecho una de las más altas de todo México, con nada menos que 230 metros de caída. El resto, oscila entre los 20 y los 100 metros de altura.

El senderismo en esta zona no es tarea fácil para quienes quieren emprender una aventura en verdad extrema. Es necesario, antes de atreverse a desafiar este paisaje natural, contratar a guías verdaderamente experimentados para realizar el camino en buenas manos y con los mayores cuidados.

Los pueblos cercanos al lugar son Miravalles y Potrero de la Vaca, en donde es posible informarse y encontrar guías dispuestos a realizar el camino con responsabilidad y conciencia. De otro modo, no es recomendable hacer una visita que incluya adentrarse en las profundidades de la quebrada ya que es altamente peligroso.

Y quienes no quieran dejar el lugar por la noche, es posible montar un campamento y disfrutar de una noche a la luz de la luna, en este hermoso lugar de la tierra.

Foto Vía: ultraklin

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top