La Catedral de Morelia

Catedral de Morelia

La ciudad de Morelia es capital del estado de Michoacán de Ocampo, y está ubicada en el corazón del valle de Guayangareo, por lo que combina la belleza de su arquitectura colonial con el encanto de los paisajes que la rodean.

Y si hay un edificio emblemático de toda buena ciudad colonial, y en especial de Morelia, ese sin dudas es su catedral. La Catedral de Morelia, dedicada al culto católico, se encuentra en el Centro Histórico de la ciudad.

Su construcción se llevó a cabo en el siglo XVIII, en plena época colonial. El estilo arquitectónico del edificio es barroco, con una tonalidad rosada que proviene de la cantera rosada con la que fue hecho. Este color le da a la catedral un aspecto único.

En el corazón de la ciudad, la catedral se erige alta y majestuosa, destacando sobre el resto de los edificios y reinando, sin dudas, en el casco histórico de Morelia. Y así será siempre, ya que se ha determinado que ninguna construcción en esta zona de la ciudad puede sobrepasar la altura de la catedral.

Los orígenes de la catedral se remontan a 1536, cuando la Arquidiócesis llegó al estado de Michoacán, instalándose en Morelia en 1580, año en que la ciudad (que en ese entonces era conocida como Valladolid) obtuvo el obispado.

En esos años, la ciudad crecía en importancia cada año, y es por eso que se decidió construir allí la catedral más magnifica de la región. En 1660, el obispo Fray Marcos Ramírez del Prado colocó la piedra fundante, y desde entonces la construcción se extendió con incidentes y demoras.

La catedral no estuvo terminada sino hasta 1744, tras un feroz incendio que atacó el edificio cuando la edificación ya estaba en un punto muy avanzado. En toda América, no hay torres de catedral más altas que las de Morelia, que alcanzan los 60 metros de alto.

Foto Vía: a.m. Querétaro

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top