Capilla Alfonsina, con sede en la UANL

Capilla Alfonsina

A partir de sus publicaciones, su sección de poesía, ensayos, galerías de fotos o sus proyecciones de cineclub, sumado a los cientos de servicios que se brindan, la Capilla Alfonsina, ubicada actualmente en la Universidad Autónoma de Nuevo León, se ha convertido en una de las más importantes instituciones mexicanas destinadas a la conservación del patrimonio cultural e intelectual del país.

La Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria forma parte actualmente del Sistema Integral de Bibliotecas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (SIBUANL), entidad que tiene como objetivo la provisión de servicios bibliotecarios y también el aporte de información con calidad a lo que tiene que ver con la comunidad universitaria.

Pero, además, este aporte de información se da a otras instituciones tanto de educación media y superior, como de nivel nacional e internacional.

En cuanto a la historia de la Capilla Alfonsina, hay que señalar que luego de varias décadas de labor diplomática, a fines de 1939, Alfonso Reyes se radicó definitivamente en la ciudad de México, lugar en el que se dedicó a establecer un lugar para sus libros.

Con este fin, fue que emplazó su casa con las mismas disposiciones que una biblioteca, lugar que se terminó convirtiendo a posteriori en un centro de reunión para intelectuales. Uno de estos intelectuales, Enrique Díez-Canedo, fue quien llamó a la casa como Capilla Alfonsina.

Fue a partir de 1972, poco más de una década después de la muerte de Reyes, que por medio de un decreto presidencial se ordenó que tanto el inmueble como los libros pasaran a formar parte del patrimonio nacional. Luego de esta fecha, autoridades de la Universidad Autónoma de Nuevo León fueron los que pidieron la custodia de esos materiales, hecho que se concretó el 14 de enero de 1980. De todos modos, la vieja casa se mantiene en la actualidad como un museo y puede ser visitada por los turistas y curiosos.

La Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria se inauguró el 13 de noviembre de 1980, e inmediatamente empezó a ofrecer sus servicios a la comunidad universitaria y al público en general, a lo que sumó otros fondos bibliográficos y hemerográficos. En la actualidad la Capilla consta de más de cuatro mil metros cuadrados, divididos en dos niveles y en total tiene siete salas donde recorrer algo más de 160.000 volúmenes.

Foto vía: Flickr

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top