Torre Latinoamericana, a prueba de terremotos

Torre Latinoamericana

Un total de 183 metros. Esa es la altura de la Torre Latinoamericana, emblemática construcción del México DF que tiene 45 pisos y que llega a los 204 metros si sumamos la antena que se encuentra en su cima.

Durante muchos años esta fue la construcción más alta no sólo del país, sino de toda Latinoamérica, y además tiene como particularidad el hecho de haber sido diseñada con una impecable arquitectura ya que ha resistido sin sufrir ningún daño un par de terremotos de grandes dimensiones.

El edificio está ubicado en la intersección de las calles Madero y el Eje central Lázaro Cárdenas, más precisamente en el centro histórico de la Ciudad de México. Símbolo de gran modernidad en sus orígenes, la obra corrió por cuenta del arquitecto local Augusto H. Alvarez, quien por entonces superó a algunas torres que existían en esta ciudad y también a otras grandes estructuras que había en Brasil.

La construcción de la Torre Latinoamericana comenzó en 1949 y los trabajos llevaron siete años: la inauguración se llevó a cabo el 30 de abril de 1956. Como decíamos, esta obra arquitectónica contó con grandes especialistas que durante su emplazamiento diseñaron unos cimientos especiales, ya que el DF es uno de los lugares con mayor peligro sísmico. Dicen los conocedores que estos recaudos constituyeron un récord por aquel entonces.

Durante varios años, hasta 1972, fue conocido como el edificio más alto de la ciudad. Fue por entonces que la presencia de edificaciones como la Torre World Trade Center le restó protagonismo, aunque siguió siendo considerada por los locales. En Latinoamérica recién su marca fue superada en 1979, cuando en Colombia se terminó la construcción de la Torre Colpatria, en Bogotá.

Otros detalles a tener en cuenta. Por ejemplo, cuando hablamos de que la Torre Latinoamericana tenía la particularidad de estar construida en una zona sísmica, sólo otras cuatro comparten ese distintivo: la Torre Ejecutiva Pemex, la Torre Mayor, el Taipei 101, y el U.S. Bank Tower. Además fue la primera y más importante estructura con una fachada enteramente hecha de vidrios.

Amada por los mexicanos en la actualidad, esta torre adquirió presencia de mito con el terremoto de 1957 y desde entonces es una demostración de la capacidad que han tenido los técnicos mexicanos. Actualmente, a partir de la antena que tiene en la cima se transmiten señales de radio y televisión.

Foto vía: Mexicodailyphoto

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top